Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

domingo, 29 de mayo de 2011

¿Leucemia y psicología?


No voy a alargar este discurso que estoy por emprender, tampoco voy a revisarlo, releerlo y reescribirlo una y otra vez para pulirlo, voy a soltar la hipótesis como me salga, y aquí les va.
En la leucemia mieloide, la médula ósea produce demasiados globulos blancos (cuya función principal es comerse todo lo que hay en su paso) y muy pocos glóbulos rojos y plaquetas. En la leucemia linfocítica, la médula está sana...sanísima, los que joroban son los gánglios linfáticos que producen enormes cantidades de tragones blancos (hasta medio millón por mililitro en algunos casos graves).
O sea que la leucemia es la enfermedad por medio de la cual el cuerpo se ataca a sí mismo a través de la altísima producción de globulos blancos, pero ¿por qué el cuerpo hace eso?
Recuerdo que cuando era pequeño me odiaba tanto que ni siquiera quería mirarme al espejo, y me sentía más feo que Quasimodo (el jorobado de Notredame), no recuerdo cuando me salieron los primeros moretones sin golpearme, lo que si recuerdo es que; no teniendo idea de cómo me los hacía, terminé por suponer que me los hacía dormido, pues solía tener muchas pesadillas y el sueño intranquilo, tal vez alrededor de los 7 años; pero la primera vez que me diagnosticaron anemia (como cosa rara nadie se dió cuenta de nada hasta mis doce años) fue a los nueve alños.
En fin, para no alargar el caldo, me gustaría que los niños leucémicos fueran examinados mediante una batería de test psicológicos que revelen su auto estima, auto confianza y auto respeto,y  que descubran además si el niño se avergüenza de sí mismo o se siente culpable, feo o cualquier otra condición que pueda demarcar la posibilidad de que la bendita leucemia no sea otra cosa que un auto ataque perpetrado por el subconsciente...
Es más, creo que llegó la hora de dejar de subestimar el poder de la sugestión en las enfermedades como el cáncer y la leucemia e investigar si dichas enfermedades son causadas o si su progreso es acelerado por factores psicológicos tan fáciles de resolver como puede ser el enseñar al niño a manejar sus emociones.
En verdad me gustaría que álguien capacitado abrace como su cruzada personal el estudio de los posibles factores psicológicos que intervendrían en la aparición y desarrollo de enfermedades en que el cuerpo se ataca a sí mismo, PSICÓLOGOS ¿DÓNDE ESTÁIS?
Gracias por tomar en cuenta estas inquietudes de mi corazón dolido, abrazos siderales con mi corazón en la mano y mi sonrisa en sus veredas